Arquitecturar

Uman Lodge Futaleufú: Un Refugio Arquitectónico en Armonía con la Naturaleza
Leone Loray Arquitectura: Innovación y Elegancia Redefiniendo el Paisaje Residencial Argentino
Un legado de grandeza Palacio La Moneda, emblema de la arquitectura chilena
Impulso al Desarrollo: Avanza la Construcción de Infraestructura Portuaria Multipropósito en Puerto Williams
Obras de Control Aluvional en Taltal Protección ante las Precipitaciones Costeras
Jueves, 13 de junio 2024

Edificio Los Molinos en Puerto Madero se convierte en un legado arquitectónico revitalizado

04/06/2023 l Arquitectura, Obra destacada

Mc Cormack Asociados deja su sello en Puerto Madero con la restauración y revitalización del Edificio Los Molinos.

Edificio Los Molinos en Puerto Madero se convierte en un legado arquitectónico revitalizado

El estudio de arquitectura Mc Cormack Asociados, con sede en Buenos Aires, llevo a cabo una destacada transformación en el emblemático Edificio Los Molinos. El proyecto, que abarcaba una ampliación, re funcionalización y puesta en valor de este edificio de protección histórica, tuvo como objetivo convertirlo en un espacio cultural y comercial de referencia en la ciudad.

Conformado por los reconocidos arquitectos Sebastián Balbuena, Mike Mc Cormack y Pedro Wofcy Diez, Mc Cormack Asociados ha acumulado una amplia trayectoria académica y profesional local desde 1990. Desde su formación definitiva en 2004, el equipo ha desarrollado proyectos de diversas escalas y usos en distintas ciudades, acumulando alrededor de 3.000.000 de metros cuadrados entre proyectos y obras, además de 2.000 hectáreas para urbanizaciones.

El Edificio Los Molinos, ubicado en Juana Manso 1150, en el prestigioso barrio de Puerto Madero en la Ciudad Autónoma de Buenos Aires, se ha convertido en el foco de atención de esta transformación arquitectónica. El proyecto, que tuvo como resultado un primer premio en un concurso privado, contempla una superficie de 30.000 metros cuadrados y ha sido construido entre los años 2005 y 2008.

La premisa principal del proyecto es respetar y preservar los elementos arquitectónicos de valor histórico del edificio, como los Molinos Sur y Norte, así como el edificio de salas de máquinas ahora denominado Catedral. Sin embargo, aquellos edificios de poco valor intersticial se demuelen para dar paso a nuevos espacios abiertos de uso público y cultural, estableciendo un vínculo irrefutable con la sociedad.

La propuesta arquitectónica busca embellecer y transformar el edificio manteniendo un respeto por su contexto histórico. Al crear espacios exteriores de acceso público en los lugares donde se demolieron estructuras de poco valor, se realza la estructura patrimonial existente y se genera una comunicación más abierta con la sociedad.

La expansión del conjunto se realiza en la zona superior, ubicando los apartamentos más exclusivos por encima de los molinos existentes para no interferir con los espacios de planta baja mencionados anteriormente. La integración entre las partes históricas y las nuevas se logra de manera flexible y compacta, combinando la densidad y solidez del edificio histórico con la ligereza de la nueva estructura que lo corona. Esta arquitectura de coronamiento recorre el edificio entre las dos torres y representa el único indicio físico del cambio de función del edificio hacia la avenida principal del barrio. Su diseño nítido y rectangular proporciona ligereza al conjunto, fusionando las estéticas en una nueva forma sencilla que se expresa a través de líneas rectas.

Las recovas que recorren el frente de ambos molinos amplían la circulación sobre la Av. Juana Manso, brindando mayor comodidad a los transeúntes. Estas recovas suavizan la transición entre el interior y el exterior del edificio, creando un espacio contenido que invita a ser recorrido. Además, en el vacío central se configura una plaza que conecta todas las arquitecturas y que está flanqueada por dos enormes murales, convirtiéndose en un aporte a la avenida Juana Manso y funcionando como un atrio urbano que enlaza el conjunto con los espacios exteriores públicos no directamente relacionados.

Dentro de esta transformación, se destaca la construcción de un nuevo edificio de forma prismática completamente vidriado, que alberga un conjunto de oficinas. Este edificio se encuentra en la zona sur de la plaza y genera un amplio patio abierto que actúa como antesala de acceso a la remodelada Catedral, espacio destinado a la realización de eventos.

El objetivo principal de la intervención arquitectónica es convertir al Edificio Los Molinos en un gran polo de atracción del desarrollo de la vida cultural y social de la ciudad. Por esta razón, se ha buscado un alto grado de interacción con el área circundante. Todo el perímetro del conjunto, a nivel peatonal, está compuesto por locales comerciales y accesos a sectores de actividad cultural, evitando la aparición de elementos de seguridad intermedios, como rejas y muros.

El proyecto liderado por Mc Cormack Asociados se posiciona como un hito arquitectónico en la ciudad de Buenos Aires, fusionando la preservación del patrimonio histórico con la incorporación de nuevos espacios abiertos y funcionales. El Edificio Los Molinos,  se ha convertido en un referente cultural y comercial, contribuyendo al dinamismo y desarrollo de la zona de Puerto Madero.